domingo, 10 de junio de 2012

Origen de la Fiesta del Corpus Christi

La solemnidad del Corpus Christi nació con el objetivo de reafirmar abiertamente la fe del Pueblo de Dios en Jesucristo vivo y realmente presente en el santísimo sacramento de la Eucaristía.

El Papa Benedicto XVI explica así la historia de esta fiesta, que remonta al siglo XIII:

Santa Juliana de Cornillón tuvo una vision que “presentaba la luna en su pleno esplendor, con una franja oscura que la atravesaba diametralmente. El Señor le hizo comprender el significado de lo que se le había aparecido. La luna simbolizaba la vida de la Iglesia sobre la tierra; la línea opaca representaba, en cambio, la ausencia de una fiesta litúrgica(…) en la que los creyentes pudieran adorar la Eucaristía para aumentar su fe, avanzar en la práctica de las virtudes y reparar las ofensas al Santísimo Sacramento (…).

La buena causa de la fiesta del Corpus Christi conquistó también a Santiago Pantaleón de Troyes, que había conocido a la santa durante su ministerio de archidiácono en Lieja. Fue precisamente él quien, al convertirse en Papa con el nombre de Urbano IV, en 1264 quiso instituir la solemnidad del Corpus Christi como fiesta de precepto para la Iglesia universal, el jueves sucesivo a Pentecostés.

Hasta el fin del mundo

En la bula de institución, titulada Transiturus de hoc mundo (11 de agosto de 1264) el Papa Urbano alude con discreción también a las experiencias místicas de Juliana, avalando su autenticidad, y escribe:
«Aunque cada día se celebra solemnemente la Eucaristía, consideramos justo que, al menos una vez al año, se haga memoria de ella con mayor honor y solemnidad. De hecho, las otras cosas de las que hacemos memoria las aferramos con el espíritu y con la mente, pero no obtenemos por esto su presencia real. En cambio, en esta conmemoración sacramental de Cristo, aunque bajo otra forma, Jesucristo está presente con nosotros en la propia sustancia. De hecho, cuando estaba a punto de subir al cielo dijo: “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20)».

El Pontífice mismo quiso dar ejemplo, celebrando la solemnidad del Corpus Christi en Orvieto, ciudad en la que vivía entonces. Precisamente por orden suya, en la catedral de la ciudad se conservaba —y todavía se conserva— el célebre corporal con las huellas del milagro eucarístico acontecido el año anterior, en 1263, en Bolsena.

Un sacerdote, mientras consagraba el pan y el vino, fue asaltado por serias dudas sobre la presencia real del Cuerpo y la Sangre de Cristo en el sacramento de la Eucaristía. Milagrosamente algunas gotas de sangre comenzaron a brotar de la Hostia consagrada, confirmando de ese modo lo que nuestra fe profesa.

Himnos Eucarísticos

Urbano IV pidió a uno de los mayores teólogos de la historia, santo Tomás de Aquino —que en aquel tiempo acompañaba al Papa y se encontraba en Orvieto—, que compusiera los textos del oficio litúrgico de esta gran fiesta. Esos textos, que todavía hoy se siguen usando en la Iglesia, son obras maestras, en las cuales se funden teología y poesía. 
Son los denominados himnos eucarísticos como O Salutaris Hostia, Adoro te devote, o Pange lingua.

4 comentarios:

  1. Es emocionante conocer cómo nació esta fiesta. Santa Juliana coincidió en el tiempo con Santa Clara, fundadora de las religiosas franciscanas, nació un año antes que ella.
    Hoy en la Misa cantamos el himno Cantemos al Amor de los amores, un himno al que tengo especial cariño, es realmente precioso, universal.
    Muchas gracias por tu información.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha sido hasta que he hecho este post que he recordado la historia. Me encanta santa Clara, creo que junto a san Francisco son un ejemplo de rebeldía de la buena para los jóvenes.
      Que tengas una buena semana y gracia mil.

      Eliminar
  2. Gracias por esta información, pero sobre todo gracias por la música de Bocelli, una voz sin igual. Me ha encantado!

    Un saudo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Clo. Eres muy amable.
      ¡Saludos!

      Eliminar